La crísis del éxtasis

Muchos de los aquí llamados “yonkis ortodoxos” estamos preocupados con respecto a la nula aparición de éxtasis en nuestras largas noches de fiesta.
Al principio resulta un poco extraño, el hecho de que un día para otro haya desaparecido todo el éxtasis que considerábamos de buena calidad, pero… amigos, tiene su explicación.
Como ya sabreis (y sino ya os lo digo yo) el mercado del éxtasis se mueve (o se movía) gracias al gigante asiático , China, pero, a raíz de las olimpiadas de Beijing 2008, los controles de las autoridades chinas, se endurecieron, y mucho. Y aunque no nos lo creamos, esto ha tenido su seria repercusión en nuestras fiestas.

el LSD era del diseñador

Se trata de una sustancia llamada safrol. El safrol es un líquido incoloro, extraído de la raíz del “sassafras” en forma de aceite.
Este líquido es una de las principales sustancias usadas en la preparación clandestina del éxtasis. El procedimiento estándar consiste en la isomerización del safrol hasta isosafrol en presencia de una base fuerte, oxidación del isosafrol hasta 3,4-metilendioxi fenil-2-propanona, seguido de una aminación reductiva con metilamina hasta MDMA (gracias wikipedia).
Hoy en día cualquiera que tenga a mano un “test de marquis” a mano se dará cuenta de que es prácticamente imposible conseguir éxtasis de calidad en nuestro país, y esto se debe a que gracias al endurecimiento de los controles chinos, es dificilísimo conseguir grandes cantidades de safrol para usarlo como precusor del MDMA.

El amargo futuro que nos espera?

Es paradójico que la decisión del comité olímpico esté afectando a nuestras salidas nocturnas hasta tal punto. En el apasionante mundo de la globalización que nos ha tocado vivir, todo está relacionado.
Aún y todo, según tengo entendido hace poco menos de un mes, en el norte de la península, se han estado moviendo bastantes partidas de mdma de relativa pureza.

La opinión de un ex-consumidor habitual de esta sustancia (no me queda otra) es que lo último que debemos perder es la esperanza. Creo que muy poco a poco, de aquí a unos años volveremos a encontrar la estabilidad que buscamos en nuestro mercado favorito, el de las drogas de síntesis.
Mientras tanto, no nos quedará otra opción que aguantar nuestras raves a base de sulfato de anfetamina, como hicieron nuestros padres antes de la popularización del éxtasis.

Jorge Schleicher

MDMA, cada fiesta puede ser "la mejor de la historia"

Anuncios

Un pensamiento en “La crísis del éxtasis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s