Divas de Mierda para generaciones de Mierda

Si bien en este blog nunca nos hemos decantado por hacer crítica musical (vaya usted a saber porqué), últimamente no he podido sino interesarme en profundidad por dos fenómenos musicales de difrente escala, que reconozco en mis coetáneos.

Puede que el más conocido sea el choque mundial hacia si la cantante con cara de poligonera Lana Del Rey es una indie de verdad o de mentira (y que coño más dará, digo yo, si es mierda de las dos maneras), prefiero analizar el impacto.. ¿Musical? y porqué no, social, de un fenómeno más discreto que infecta a la juventud alternativa como es la rápida expansión de aquella que se hace llamar Vinilla Von Bismark.

las pajas nunca tuvieron tan poco estilo

Yo  siempre he sido de la idea de que cuando una artista enseña mucha cacha suele ser porque tiene poco que aportar con solo su trabajo, el caso de esta mujer salta a la vista, con una voz insuficiente, que no llega ni a grito, que ahoga cada una de sus palabras en un inglés paupérrimo que, pese a mi modesto bilingüismo, no entiendo en absoluto.

Pero.. ¿Que tendrá la señora que a mucha gente gusta? Y aqui viene la parte pedante.

Cuanta clase... ¡Sácate un pecho!

La verdad es que supone, además, la comercialización fácil de tres cosas hasta ahora aún bastante provocativas , El burlesque, los tatuajes y la cultura del Rock and roll.
A  mi siempre me ha repateado la mezcla entre el burlesque de cabaret (como los excelentes shows de la jovencisima Vicky Butterfly) y el rollo pin-up macarra de los años 50, que se parecen entre si lo que un huevo a una castaña. Los tatuajes, en este caso, son frivolizados aún más que estos dos estupendos estilos (de los que me declaro casi incondicional, quién lo diría) situando el arte de la tinta en el cuerpo en el plano de la caricatura y la chanza, dando a entender que una de las razones por las que esta señora es tan conocida, es por ser una mujer profusamente tatuada, cual monstruo de feria. Quizás este hecho se a lo único verdaderamente auténtico y vintage de su escenografía… Claro que para darle verosimilitud debería posar en una tarima y ser acarreada por un circo ambulante.

el sueño de belén esteban y toda choni que se precie

He citado a Vicky Butterfly como una bailarina de burlesque sensacional, podría citar a Imelda May como una estupenda cantante de ese revival de Rockabilly… Y he tenido el placer de conocer a numerosas chicas muy tatuadas que no necesitan mostrar sus pechos una y otra vez para conseguir atención. Puede que sea ese el problema. Que para conseguir la fama hay que hacer lo que sea. Desde conseguir un pseudónimo o nombre artístico raro y de mal gusto (en mi opinión, VULGAR, estoy muy hasta la polla de cernícalas con el “VON” delante de alguna soplapollez), hasta pasar por todos los grupos prefabricados del planeta. (Krakovia era un buen ejemplo.. Por dios)
Lo que sea por ser visto. Y sin quejarse chavales. Que el mundo esta lleno de gente normal a la que le encanta sentirse diferente, rebelde y expectacular. Mitómanos de pacotilla que se aferran al idolo rebelde que querrian ser, sin por ello estar dispuestos a pervertirse ellos mismo. Ególatras de mercadillo con la autoestima a nivel de lombriz, que se jactan de su extravagancia vulgar y mundana.

Y es que somos malos, macarras y rebeldes. pero sin pasarse, ojo.

Dr. Benway

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s