El niño 44 – Tom Rob Smith

Siendo fan incondicional de las historias de serial killers, leerse “El niño 44″, basado, (tal y como anuncian a bombo y platillo la reseña web y la contraportada del libro) en la lucha de un policía de la Unión Soviética contra los prejuicios de la ideología estatal, incapaz de

ver que en su territorio se están llevando a cabo una serie de asesinatos rituales, es, así de primeras, leerse la vida de Andrei Chikatilo, célebre asesino famoso por actuar impunemente durante años en paradas de autobús y estaciones de tren poco transitadas.

Uno se esperaría que, con la fama del caso Chikatilo, la famosa película rodada sobre el caso (muy recomendable, por cierto, titulada “Ciudadano X”), los documentales que han ido apareciendo a lo largo de los últimos años, etc…el autor novelaría una historia con un montón de miga y buscaría un éxito seguro. Pues no.

Pese a dejar claro, por el modus operandi del asesino y por los personajes, que se trata del citado psicópata, Tom Rob Smith se encarga de destrozar todo lo que rodea al “Caníbal de Rostov”. Y digo bien. No es el asesino quien sale perjudicado, sino todo lo demás en comparación. Y es debido a esto que la crítica no coincide ni da lugar a un mínimo termino medio respecto a esta obra. O la califican de basura o de genialidad. Y para muestra, un par de botones:

La Unión Soviética que sirve de contexto para la trama está basada en clichés que desentonan con la historia real y le restan atractivo; en lugar de en un mundo de incomprensión y extrañeza ante la psicopatía, los personajes principales viven en una mezcla de novela de aventuras y de espías en la que el asesino va a lo suyo sin ser molestado. Lo

s dos principales investigadores encargados de detenerlo están demasiado ocupados huyendo de sus propios fantasmas y de las trabas que les pone el autor como para llevar una investigación coherente.

La incoherencia y falta de realismo en el relato llegan hasta el punto de asociaciones familiares entre investigador e investigado, huidas en trenes hacia gulags y visitas a aldeas rusas que se asemejan demasiado a la Tierra Media de Tolkien para ser fruto de la casualidad.

El resultado de todo esto es un protagonista sobre-dimensionado hasta el extremo al que, sin embargo, apenas se le deja hacer o decir nada, un montón de muertos a los que no conocemos desperdigados en las cercanías de Rostov, un protagonista (y su odiosa mujer) en

un viaje de locura hacia ninguna parte y un paisaje lleno de propaganda anticomunista pero sin base histórica alguna.

Personalmente, considero una equivocación comprarlo. Al menos a aquellos que conozcan algo de la historia o les gusten las tramas bien construidas. A modo de curiosidad, decir que Ridley Scott compró hace un par de años los derechos del libro. Esperemos que esto no desemboque en un error con letras mayúsculas!

Artículo de Bookakke

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s