La Sombra del Vampiro

Parece de lo más irónico que en este blog se comente algo tan novedoso y relativamente reciente como es esta película fechada en el año 2000 y dirigida por Elías Merhige.

Sin embargo había recibido fervientes recomendaciones para su visionado y tras hacerlo, me dispongo a recomendarla yo también. En esta época de vampiros guapetones de pelo sucio y mariconadas de “amor eterno” se olvida a Nosferatu, y películas como esta nos recuerdan que sigue partiendo la pana igual que antes. O mas.

La película cuanta una extraña historia que transcurre en 1922, durante el rodaje de “Nosferatu, el vampiro”.

Las manos quietas!!

El director del film (que está como una chota) es F.W. Murnau (John Malkovich) que para el mítico papel del chupasangres ha elegido, ni más ni menos, a un auténtico vampiro, (Willen Dafoe) aunque para los demás no es más que un tal Max Schreck, un actor que simplemente “se mete mucho en su papel”.

Pese a los enormes problemas que plantea lograr una actuación de semejante “ser”, el vampiro accede, si a cambio le regalan (es un decir) la garganta de la estrella femenina del filme, Greta. (Catherine McCormac)

Lo mas interesante de esta película es el ambiente de “película dentro de película”, que se hace aún mas curioso si tenemos en cuenta que una de ellas es una película muda en blanco y negro.

La actuación de Defoe (irreconocible) es sobervia y solo se ve, empobrecida en algunos puntos por la magistral de Malkovich, quién pese a hacer su habitual papel (frio, malo) consigue dar la sensación de pasar de la megalomanía decadente (muy decadente) a la locura más insana y obsesiva.

Muy muy muy recomendable. Apta para resacas.

Vigilen sus gargantas….

Dr.Benway

Bedlam (Hospital Psiquiatrico)

BEDLAM es el título original de esta película de Mark Robson, fechada en 1946.

La película presenta al Sr. Simms (Boris Karloff) como el malísimo (de verdad, es que es MUY malo) director del hospital Psiquiátrico de St. Mary’s of Bethlehem, alias “Bedlam” un macabro centro del siglo 18 donde los pacientes son tratados como poco más que animales.

El Sr.Simms se gana un dinerillo (dos guineas) cobrando la entrada de los ricos al psiquiátrico para que vean y se cachondeen de los pacientes ahí recluidos. También se gana favores a base de llevar a locos a las fiestas de los adinerados para que los entretengan.

Todo parece irle bien hasta que se encuentra con Nell Bowen (Ana Lee), la protegida de un gordo Lord que, escandalizada con el trato que se les da a los locos, decide desbaratarle el tinglado al Sr. Simms…

Éste, con una mala baba que da miedo, toma a su vez cartas en el asunto e impedirlo, aunque eso incluya meter a la señorita en Bedlam…

hasta bien vestido tiene cara de malo

En fin, no es de las mejores películas de su época, pero desde luego la magistral interpretación de Karloff la convierte en una pieza muy recomendable…

El psiquiátrico, los locos y el trato que se les da, por otra parte, son escalofriantes y no muy alejados de la cruel realidad que tenían que sufrir muchos en aquella época.

Que ustedes lo loqueen bien.

Dr.Benway