Sé positivo, gilipollas

sonrie_merece_la_pena-other

Hace poco una amiga publicó en su facebook una foto muy curiosa: Un cuadrado de color negro con un texto escrito en Arial que decía algo como: “Sonríe cada mañana, no te rindas nunca, porque la gente que persigue sus objetivos es la que merece la pena”

Tras una fase de contrición donde me repetía “nopongasunafotodeHitler, nopongasunafotodeHitler...” una y otra vez, me puse a pensar en porqué del fenómeno de estos mensajes y que dicen en realidad.

Ser positivo es bueno. Entendámonos, no creo que se pueda hacer nada en la vida yendo con la cabeza metida en el bullas ni poniéndole cara de asco a los cachorritos de Sharpei del mundo, pero en esta era de la autoayuda la presión parece andar más en la dirección de una diabetes incipiente.

Como exponía la genial Barbara Ehrenreich en su obra “Sonríe o muere, la trampa del pensamiento positivo” (Si no lo habéis leído hacedlo, y luego leed todo lo que ha escrito, que incluso los pinos que planta por la mañana merecen una mención) la cosa pasa de castaño oscuro.
A la autora le diagnostican cáncer de mama y desarrolla a partir de ahí una tesis basada en todo lo que experimenta en los grupos de apoyo: Ten una actitud enfermizamente positiva, (casos de “el cáncer ha sido una bendición”) e ignora todo lo que te enfurezca o entristezca.

Sin entrar en casos tan extremos, parece que la mentalidad del “deséalo, consíguelo” es endémica actualmente.

Si para querer algo sólo hace falta desearlo con ganas… ¿De quién es la culpa si fracasas? Si tu obligación es estar siempre feliz, para hacer feliz también a los demás… ¿Cómo vas a quejarte y a amargarle la vida a la gente? Amigo -parecen decirte- las quejas son improductivas, y poco constructivas. Las quejas no solucionan nada. Hay que mirar el lado bueno de las cosas y tener una mentalidad positiva de ganador. Porque con una buena actitud, se consigue todo.


Todos, creo, flipamos con gilipolleces como el auge de “El secreto”, ese mierdón complaciente (me niego a llamarlo libro) que se anunciaba con trailers absurdos y que promovía la idea de que si deseas y focalizas tu mente en conseguir cosas (dinero, casa, una pareja o un casquete con Cristina Hendricks) finalmente llegaría a uno.

Que la gente haga esto en su casa a mi me da miedo

Recuerdo que contenía páginas para rellenar (así también llego yo a las 300 páginas, hasta la de 50 sombras de Grey metía letras!) y consejos como colgar por ahí fotos de lo que deseas y mirarlas nada más levantarse. Si lo que querías era una pareja, -por ejemplo- pues eso, fotos y hacerle/la hueco en la casa, como si viviésemos con esa persona. Suena a inicio de película de por las tardes de antena 3 con título rollo “Oscura Obsesión”.

Ni que decir que esto son mongoladas nivel Pro, pero en pequeña escala los cartelitos motivacionales y la filosofía que destilan están impregnadas del mismo eu-de-mojón.

Sonríe, gilipolllas. Sonríe aunque tengas ganas de llorar un rato o aunque sientas la pulsión indescriptible de prenderle fuego a tu empresa después de bloquear las salidas de emergencia.
Sonríe y actúa como una Amelie puesta de crack hasta las cejas,

Existen ya agencias de noticias como http://www.positivenewsus.org/ que solo dan noticias buenas o bonitas para no “amargarte el día” y que conforman mi teoría conspiranoica de que todo este esperpento buenrollero es una táctica capitalista para tenernos comiendo mierda y, además, dando las gracias. Con una bonita sonrisa de dientes manchados, eso si.

Japón para tontos

Luffy, tus amigos no te olvidan

Siempre me he sentido atraído hacia las culturas e idiosincrasias orientales. Encuentro fascinantes la historia y costumbres de estados asíaticos, el por qué de determinadas actitudes ante la vida y la razón de las divergencias entre naciones.

De entre todas esas culturas, he de reconocer que tengo un afecto especial hacia la nipona. Japón es un país moderno y puntero en tecnología y medios, que no por ello deja de estar ligado por fuertes lazos a una tradición ancestral de respeto y sacrificio comunal. Entender su funcionamiento conlleva tener en cuenta muchos detalles que, incluso a un ojo entrenado, se le pueden pasar por alto.

ronin-00-1

Quizás por eso encuentro tan odiosa la cultura Otaku.

El término, que en japonés actual es utilizado para referirse a cualquier tipo de afición obsesiva, se ha venido haciendo popular en Occidente por la acepción que hace referencia al gusto exagerado por el manga, anime y/o cosplay.

sempaEl delito de dicho “movimiento cultural”, la razón por la que expo-mangas varios y “semanas de Japón” diversos deberían ser hechos volar en pedazos no es la insistente (y patética) manía de cierto grupo de jóvenes granudos a disfrazarse de horrendas copias de las, por lo demás, muy buenas ilustraciones niponas (que también). El daño reside en el hecho de que ese puñado escaso (aunque creciente) de mocosos llenos de purpurina y abdominales pintados con plastidecor, que añaden a sus nombres los sufijos -chan, -kun, -san, etc.. creen entender la totalidad de una de las culturas más complejas del mundo.

5024345477_c9f5dabfab_z

 Porque a ver, todo el mundo tiene hobbys. Y no todos suelen radicar en sentarse a charlar de Schopenhauer sujetándose el bombín. Pero hay límites.

El argumento puede parecer banal o pedante. Pero para un amante de dicha cultura, que se pasa más de alguna hora a la semana quemándose las pestañas con la luz del flexo curioseando sobre el tema, verse sustituido por esa caterva de pagafantas con espadas de cartón duele.
Y ya no digo nada de la propaganda que rodea el asunto.

Y conste que soy consciente de que a día de hoy, la cultura japonesa (juvenil) es mucho más cercana al tal Luffy o Inuyasha de turno, que a gente como Yukio Mishima o Saigo Takamori. Pero reducir al absurdo y al levantamiento de faldas de quinceañeras a un país capaz de encerrar tanto encanto resulta, como mínimo triste.

mishima-sword.lg Entender Japón no es saber cocinar sushi o servir el té adecuadamente. No es pintarse una cicatriz de pega y ponerse una cinta con una banda de latón y decir que eres el último maestro combatiente de pueblo paleto. Y por Dios que no es ir a ver “El último samurái” como si de una película histórica se tratase.

Es comprender, en palabras de los propios japoneses, la belleza de la coexistencia de la tradición más irrompible y el respeto más absoluto, es comprender al kamikaze y al calígrafo, es, por citar el título del estudio antropológico de Ruth Benedict, la pervivencia de los contrarios como parte de un todo, el crisantemo y la espada. Mal que me pese, es entender también la existencia del otaku del manga y saber cual es su papel en esa sociedad.

FairyTailSpain Cosplay GraytEl manga, el cosplay. el hentai, el anime…son fenómenos que han pasado de tener las características de un hobby a las de una secta por una serie de motivos que suelen pasarse por alto.

Pese a haber tenido siempre una rica cultura pictórica y erótica, la fuerza del cómic japonés tiene su mayor escalada en las décadas que siguen al final de la segunda guerra mundial, momento en el que el capitalismo más salvaje se adueñó de un país que se había rendido sin condiciones, profanando incluso su mayor baluarte idiosincrático, la figura del emperador.

El fandom de este tipo de dibujo y temática es el resultado de un esfuerzo continuado y abiertamente favorecido por acabar con todo lo que precedió a Hiroshima y Nagasaki y representan, a un a día de hoy, un shock para la generación anterior y un motivo de consternación entre sociólogos y padres, los cuales tienen que hacer frente al expandirse de los hikikomoris y a la pérdida de empatía y valores.

fausto_viii_shaman_king_by_dantedart-d38h5u1

Cualquiera tiene una katana en su cuarto, pero pocos conocen la tradición de su forja o el valor que los últimos combatientes que negaban las armas de fuego dieron a sus instrumentos de guerra. Todo el mundo ha visto un sol naciente pero pocos han leído las palabras de un kamikaze o entendido la profundidad del honor de un derrotado.

 

 

Pretender abarcar algo tan extenso y espinoso como es Japón por medio de niñatos en falda es como querer comprender España escuchando bakalao. Pero qué sabré yo, sólo soy un estudiante de provincias…

R. Jordan

Yonkis Ilustrados responde…

Si, amigos. A falta aún de saber si es broma o va en serio, decido responder a tan delicada cuestión que sin duda acecha a miles de jóvenes prepúberes a lo largo y ancho del mundo.
Nos llega lo siguiente:

“Necesito tu consejo, tengo una novia que toma drogas y no lo soporto
Ni fumo porros ni bebo alcohol asi que imaginate lo que tiene que afectar. No me ignroes porfavor necesito tu ayuda” (sic)
Ucha.

Querido Ucha, comprendo tu preocupación, pero me parece que la enfocas mal. El consumo de estupefacientes de tu pareja no debería preocuparte, sino el hecho de que ésta va, seguramente, a dejarte por alguien mucho más interesante.

Mi consejo es, que para evitar fricciones y rupturas, empieces pronto (mejor hoy que mañana) a consumir droga dura -siendo la blanda una clara alegoría subliminal, supralimal y superliminal a tendencias degeneradas- o aprendas el ancestral y delicado arte de la retroeyaculación.

Espero haberte sido de ayuda.

Dr. Benway

Divas de Mierda para generaciones de Mierda

Si bien en este blog nunca nos hemos decantado por hacer crítica musical (vaya usted a saber porqué), últimamente no he podido sino interesarme en profundidad por dos fenómenos musicales de difrente escala, que reconozco en mis coetáneos.

Puede que el más conocido sea el choque mundial hacia si la cantante con cara de poligonera Lana Del Rey es una indie de verdad o de mentira (y que coño más dará, digo yo, si es mierda de las dos maneras), prefiero analizar el impacto.. ¿Musical? y porqué no, social, de un fenómeno más discreto que infecta a la juventud alternativa como es la rápida expansión de aquella que se hace llamar Vinilla Von Bismark.

las pajas nunca tuvieron tan poco estilo

Yo  siempre he sido de la idea de que cuando una artista enseña mucha cacha suele ser porque tiene poco que aportar con solo su trabajo, el caso de esta mujer salta a la vista, con una voz insuficiente, que no llega ni a grito, que ahoga cada una de sus palabras en un inglés paupérrimo que, pese a mi modesto bilingüismo, no entiendo en absoluto.

Pero.. ¿Que tendrá la señora que a mucha gente gusta? Y aqui viene la parte pedante.

Cuanta clase... ¡Sácate un pecho!

La verdad es que supone, además, la comercialización fácil de tres cosas hasta ahora aún bastante provocativas , El burlesque, los tatuajes y la cultura del Rock and roll.
A  mi siempre me ha repateado la mezcla entre el burlesque de cabaret (como los excelentes shows de la jovencisima Vicky Butterfly) y el rollo pin-up macarra de los años 50, que se parecen entre si lo que un huevo a una castaña. Los tatuajes, en este caso, son frivolizados aún más que estos dos estupendos estilos (de los que me declaro casi incondicional, quién lo diría) situando el arte de la tinta en el cuerpo en el plano de la caricatura y la chanza, dando a entender que una de las razones por las que esta señora es tan conocida, es por ser una mujer profusamente tatuada, cual monstruo de feria. Quizás este hecho se a lo único verdaderamente auténtico y vintage de su escenografía… Claro que para darle verosimilitud debería posar en una tarima y ser acarreada por un circo ambulante.

el sueño de belén esteban y toda choni que se precie

He citado a Vicky Butterfly como una bailarina de burlesque sensacional, podría citar a Imelda May como una estupenda cantante de ese revival de Rockabilly… Y he tenido el placer de conocer a numerosas chicas muy tatuadas que no necesitan mostrar sus pechos una y otra vez para conseguir atención. Puede que sea ese el problema. Que para conseguir la fama hay que hacer lo que sea. Desde conseguir un pseudónimo o nombre artístico raro y de mal gusto (en mi opinión, VULGAR, estoy muy hasta la polla de cernícalas con el “VON” delante de alguna soplapollez), hasta pasar por todos los grupos prefabricados del planeta. (Krakovia era un buen ejemplo.. Por dios)
Lo que sea por ser visto. Y sin quejarse chavales. Que el mundo esta lleno de gente normal a la que le encanta sentirse diferente, rebelde y expectacular. Mitómanos de pacotilla que se aferran al idolo rebelde que querrian ser, sin por ello estar dispuestos a pervertirse ellos mismo. Ególatras de mercadillo con la autoestima a nivel de lombriz, que se jactan de su extravagancia vulgar y mundana.

Y es que somos malos, macarras y rebeldes. pero sin pasarse, ojo.

Dr. Benway

Lo estáis haciendo mal

Hace tiempo que lo dejamos. Algunos del todo, otros solo partes. Es ley de vida, supongo, y en algún momento hay que dejar el terreno libre a las nuevas generaciones.

Pero parece que no hemos recibido lo que esperábamos. Por altas expectativas o por gilipollez vuestra, aún no lo sabemos. Pero lo estáis haciendo mal. Y no habéis entendido nada.

Hacía tiempo que nos habíamos resignado a ver como nuestro legado era recogido por no ortodoxos, por usuarios baratos de algún porro ocasional mientras discutían sobre la doctrina de Engels con sus culos plácidamente sentados en las tiendas de acampada del funesto 15-m. Lo veíamos y nos asqueaba, conscientes de que en parte, un movimiento precioso tocaba a su fin.

Pero no era el fin, o mejor dicho, no era el último coletazo que tendría el asunto. Y no sabemos que es peor. Y os lo digo a vosotros.

A VOSOTROS, aquellos que habéis confundido la forma con el fondo, sacando pecho por consumir mucho más de lo que realmente ingerís;

A VOSOTROS, que convertís la cultura en algo artificial y forzado, que leéis más por los demás que por uno;

A VOSOTROS, que convertís las drogas en una idiotez, demasiado asustados para probarlas, pero no como para decir ir de ellas;

A VOSOTROS, que os drogáis con aspirinas, cual puteros de fin de semana, coméis una y contáis veinte;

A VOSOTROS, que no tenéis nada de vulgar, de auténtico ni de divertido;

A VOSOTROS, yonkis de galería, pedantes de escaparate… Vosotros no os dais cuenta?

Un yonki ilustrado no se droga para la galería, es capaz de ponerse hasta el culo solo para leer en casa; un yonki ilustrado no es un crio aburguesado (“que hago, me drogo, o me apunto a tenis?”) que vive de cara a la sociedad y se pone de opiáceos los fines de semana (o una vez cada quince días, que no se entere mamá), no niños no…

Le habríamos roto la cara a alguien por una palabra disonante sobre literatura francesa del XIX, habríamos discutido de las campanas de Huysmans lo mínimo doce horas a grito pelado en un bar, nos habríamos insultado por apreciar (o no) el decadentismo contemporáneo…

Estáis viviendo una galería, una falsedad para los demás, una escena que ni comprendéis ni deseáis (porque.. ¿como si no se explica que os neguéis a vivirla?)
Os recomiendo dejarlo, haceos a un lado y vivid vuestro momento a vuestra manera, con vuestras reglas y vuestras costumbres, sin mirar hacia los que estábamos antes… O adaptaos, recoged el testigo y bien, pero vividlo igual, al filo del achicharramiento neuronal y no solo por anotaros la medallita..

Haced lo que queráis, pero no nos obliguéis a volver.

Tenemos mucho que decir, y no os gustaría. 

La droga

“La droga es una ecuación celular que enseña a quién la usa hechos de validez general.

(…)

He aprendido la ecuación de la droga. La droga no es, como el alcohol o la hierba, un medio para incrementar el disfrute de la vida. La droga no proporciona alegría ni bienestar. Es una manera de vivir.”

William S. Burroughs, “Yonqui

Dr. Benway

90-60-90: Diario real de un pederasta

Hace no mucho me sorprendí reflexionando sobre la decadencia de esta sociedad después de ver el anuncio en “versión extendida”  de la nueva serie de antena 3 donde un fotógrafo se quiere tirar (y se tira… Y se enamora, que es gratis) de una chiquilla de 16 años, que es modelo y tiene voz de tonta.

Si pesa más que un pollo, me la follo

Si pesa más que un pollo, me la follo

Pero que tiene que ver, os preguntaréis, el culo con las témporas? Pues que anticipándome a las criticas que saldrán a su estreno, me he puesto a reflexionar y a pensar en literatos. ¿Podrían escribir algunos lo que escribieron hoy en día? ¿Sus vidas personales distantes de ser “morales” serían peor consideradas hoy en día? ¿Porque nos escandaliza algo como esto en televisión, cuando podemos leer sobre ello en cualquier librería?

A falta de un artículo sobre novela erótica (que todo llegará) Os presento mi particular lista de los 7  escritores y autores más pervertidos….

PASEN Y LEAN:

1. Vladimir Nabokov

Si es que el tema lo pedía a gritos! No hace mucho Pilar Rahola le puso verde en un programa de Onda Cero diciendo lo que todos ya sabíamos: Que el libro “Lolita”  habla de la pederastia. O no? Se considera menos pederasta si es la niña la que se empeña en agarrarle salva sea la parte? Dejando a un lado la vida privada del señor Nabokov, pensar en dicho argumento le catapulta a nuestra lista.

2. Charles Bukowsky

¿Que decir que no se haya dicho ya de este señor? Alcohol, sexo, suciedad y degradación que no solo afectan, en este caso, al perfil literario de este señor. Como en muchos otros casos, el arte imita a la vida, y podríamos decir que la de este escritor no distanciaba mucho de su torturada obra…

3. Lewis Carrol

Otro que estaba cantado. Mucho se ha dicho de este escritor, llamándole pederasta por dedicarse a hacer fotos de niñas (ya ves tu) o por dedicar su más famosa obra “Alicia en el país de las maravillas” a su homónima vecinita…  Como cuando el rió suena, agua lleva y en este blog nos encanta ser unos mal pensados, vamos a colocarle en esta lista. (Información curiosa sobre este caso: http://www.asinorum.com/el-mito-de-lewis-carroll/923/)

4. William Borroughs

Otro que no podía faltar y mi personal favorito.  Su vida y obra, regada de drogas duras, vagabundeo, homosexualidad, sexo duro, delirios, enfermedad y dureza dejan a Bukowsky a la altura de una tímida colegiala. En algunos casos , la realidad supera la ficción, y pese a lo obtuso y oscuro de muchos puntos de su biografía, este autor se merece sin duda estar aquí.

5. Aelister Crowley

La gran bestia, y con razón. Aunque ya hablaremos en más profundidad de este estrafalario personaje, sus delirios sexuales masoquistas, su bisexualidad más retorcida (porque lo era) y su continua reafirmación en cualquier cosa con forma de pene, le convierten, quizás en uno de los pervertidos por excelencia.

6. El marqués de Sade

O como hacer obra de lo que escribes para masturbarte. Algunos dirán que en los libros de sade hay filosofía y moral… Si, pero cualquiera que haya estudiado la figura del marqués sabe que este caballero era MUY partidario de practicar con mujeres reales algunas cosas que luego escribía en sus libros… Prostitutas pagadas, según creo, nunca mujeres violadas…

7. Leopold von sacher masoch

Si se habla de Sade, se habla de Masoch. La fijación de este hombre de ser azotado por mujeres embutidas en pieles, convierte a la obra de este autor en la única pieza de literatura erótica en la que los personajes pasan casi todo el tiempo vestidos.

Por supuesto que me dejo a muchos grandes y reales pervertidos de la literatura. Pero para muestra, un botón.

Habrá que ver más antena 3…

Dr. Benway